The product has been added to your cart

Lubricante anal

una herramienta indispensable para unas relaciones sin problemas

Esencial para el placer anal, este tipo de lubricante garantiza el bienestar de la persona penetrada, sea cual sea el método utilizado.

per page
Showing 1 - 6 of 16 items
Showing 1 - 6 of 16 items

¿Qué es un lubricante anal?

Entre los diversos lubricantes que existen, hay una categoría especialmente diseñada para el sexo anal, o al menos recomendada para el placer anal. Este lubricante suele tener una textura más espesa, y su composición está pensada para que no se seque demasiado rápido, de modo que el ano permanezca constantemente lubricado durante todo el acto sexual.

¿Por qué es necesario el lubricante anal?

El ano, a diferencia de la vagina, no es un orificio naturalmente lubricado. La saliva, sea cual sea la práctica, nunca es aconsejable porque, además de resecarse con especial rapidez, es un vector para muchas bacterias y la flora anal es muy frágil. Para compensar su sequedad natural, el lubricante anal es tu mejor aliado. El objetivo es facilitar la penetración y desarrollar las sensaciones sentidas evitando los posibles dolores ligados a las prácticas anales. Además, la mayor parte del dolor se debe a una lubricación deficiente de esta zona: por ello, el lubricante anal es necesario, pero sobre todo indispensable.

¿Cuál es la diferencia entre el lubricante anal y el convencional?

A primera vista, el lubricante anal a base de agua o silicona podría ser el mismo que para el coito vaginal. Desde un punto de vista técnico, por supuesto, un lubricante desempeña la misma función, independientemente de su composición. Un lubricante clásico podría utilizarse entonces para la penetración vaginal, la penetración anal o la masturbación. Sin embargo, el lubricante anal difiere ligeramente en su composición para ofrecer una textura y unas especificidades que permiten una mejor higiene, un mayor confort y, por supuesto, más placer durante el acto sexual. Y, sobre todo, ¡que dure más!

Por ejemplo, algunos tienen propiedades anestésicas para reducir el dolor durante la penetración: son especialmente útiles para los principiantes. Otros pueden tener un efecto refrescante, calentador o tonificante para prolongar las relaciones sexuales y hacer que el placer dure retrasando la eyaculación, aunque no sustituyen a los productos estimulantes. Otras están diseñadas para juguetes sexuales o fisting. Por último, algunos tienen una mayor cantidad de agentes antibacterianos en su composición. Por lo tanto, están diseñados específicamente para el placer anal y, por extensión, no se recomiendan para la penetración vaginal.

Cómo elegir tu lubricante anal

El lubricante, como los preservativos, es cuestión de gustos. Su elección varía en función de la práctica y de los efectos buscados. Pero, por regla general, un buen lubricante anal no se pega, ofrece una acción duradera y no deja residuos. Puede tener un olor neutro o perfumado para combinar lo útil con lo agradable, por ejemplo en el contexto de un masaje seguido de sodomía. En función de las sensibilidades individuales, se recomienda más o menos un lubricante a base de agua o de silicona. Pero, sobre todo, es el tipo de penetración lo que determinará la elección del lubricante anal y su experiencia en este ámbito. Para las primeras veces, es aconsejable elegir un lubricante a base de silicona por su poder lubricante cinco veces mayor que el de un lubricante anal a base de agua. En cambio, esta última puede ser suficiente para las personas acostumbradas y que se han insensibilizado más o menos con el tiempo, y que no necesitan mucha lubricación para obtener placer.

¿Existe algún lubricante anal que reduzca el riesgo de ITS?

Las infecciones de transmisión sexual pueden contraerse a través de las relaciones sexuales y el contacto, pero también al mezclar la sangre de un individuo infectado con las mucosas de una persona sana. Aunque el lubricante anal no tiene superpoderes contra las ITS, un buen lubricante diseñado para este tipo de relaciones puede reducir el riesgo. En efecto, si un lubricante es eficaz y dura más tiempo, se evitan los microcortes relacionados con la penetración, a veces demasiado seca. En este punto, los lubricantes a base de silicona son muy recomendables.

¿Cómo utilizar el lubricante anal?

No es ninguna vergüenza informarse sobre el uso del lubricante anal. Al contrario, es mejor estar seguro de lo que se hace que encontrarse ante un gel íntimo con preguntas sin respuesta.

Cuánto lubricante anal aplicar

.

Si estás experimentando en solitario, este es un buen momento para probar en ti mismo y ver cuánto te gusta. Pero lógicamente: cuanto más resbaladizo sea, mejor. Dado que el dolor potencial está relacionado con un lubricante anal insuficiente, no escatime en la cantidad y asuma que sólo mejorará su experiencia. Sin embargo, ten cuidado con el tipo de lubricante que utilizas, ya que un lubricante a base de silicona puede que sólo necesite una pizca, mientras que es probable que tengas que volver a aplicar esa cantidad de lubricante a base de agua cada cinco minutos. Además, todo depende de tu pareja y de la práctica: la cantidad de lubricante anal será mucho más importante para un puño que para una sodomía.

Lo que hay que hacer antes del sexo anal

La práctica del sexo anal puede dar miedo, pero una vez que has probado el placer anal, es difícil renunciar a él. A menudo, las personas que se resisten a ella se preocupan por el posible dolor o se niegan a repetir la experiencia por un mal recuerdo debido a una mala preparación. Sin embargo, cuando se hace bien y se siguen los preliminares, no hay razón para echarse atrás. Si eres principiante, algunas cosas pueden ayudarte a sentirte seguro sobre el sexo anal.

Si te acercas al tema por primera vez, si estás planeando una nueva pareja, una fiesta swinger o una larga sesión de fetichismo y BDSM, es aconsejable tomar algunas precauciones higiénicas. Por ejemplo, evite las comidas copiosas la noche anterior o antes de mantener relaciones sexuales. Si quieres estar completamente relajado al respecto, puedes ponerte un enema. De este modo, te sentirás más cómodo durante el sexo anal y no tendrás que preocuparte por los pequeños accidentes que pueden ocurrirle a cualquiera.

Preparación para el sexo anal

Para empezar, prepare el ambiente: es importante sentirse en una atmósfera que invite al bienestar y la relajación. Si sois dos, ofrece un masaje a tu pareja, empezando por la espalda y bajando gradualmente hasta los riñones, las nalgas y después los glúteos. Incluso puedes utilizar lubricante anal, que también sirve comoaceite de masaje

También puedes utilizar poppers para ayudar a dilatar el ano si los preliminares no son suficientes. Mientras tanto, empieza con métodos clásicos como el anilingus, que funciona muy bien para coger confianza. Acaricia esta zona sin freno, tócala, bésala... Y sobre todo, ¡comunícate! Es importante preguntar por el estado de ánimo de la otra persona y su posible estrés en todo momento: antes, durante y después. Por supuesto, por razones de higiene, es imprescindible que el ano y todo lo que entre en contacto con él esté perfectamente limpio.

Cuando tu pareja esté lista, aplica lubricante anal en tu dedo meñique y en su ano, luego introduce suavemente un dedo, asegurándote de que tus uñas sean cortas y no se enganchen. Estimule la excitación utilizando la otra mano mientras comienza a moverse lentamente hacia delante y hacia atrás. Sólo entonces, si quieres pasar al siguiente nivel, puedes utilizar un plug anal, siempre con abundante lubricación. Tanto si utilizas un dedo, un sextoy o tu pene: nunca lo fuerces, ya que podrías lastimar a tu pareja. La zona anal se desgarra con facilidad, por lo que hay que ir por etapas. Estos preliminares no sólo son esenciales, sino que también forman parte del placer que os permitirá llegar al orgasmo a los dos.

¿Qué lubricante anal utilizar en función de la práctica?

Cada lubricante anal tiene su propia combinación para satisfacerte. En función de su experiencia, de sus deseos, del efecto que busque y de la práctica que planifique, la elección del producto puede variar.

Para el sexo anal

Para quienes estén acostumbrados al sexo anal, un lubricante anal a base de agua puede ser suficiente, siempre que se utilice una cantidad suficiente o no se dude en añadir más después. En cambio, para los principiantes o los que lo prueban por primera vez, es más aconsejable elegir un lubricante anal a base de silicona. Si no está seguro, elija siempre un lubricante que ofrezca un deslizamiento superior y duradero para no correr el riesgo de sufrir la más mínima lesión y para que el coito sea más placentero para ambos miembros de la pareja.

Para el primer

Para el fisting, no hay alternativa: un lubricante especial para el fisting anal es muy recomendable para que salga bien. Algunos son a base de agua, otros a base de silicona, para adaptarse a las sensibilidades de cada uno. Pueden venir en tubo de gel íntimo, en polvo para mezclar con agua o en tarro. El lubricante en polvo es ideal para quienes practican el fisting con regularidad y no les gusta escatimar en recursos. En cambio, el lubricante en tarro es una crema espesa y suave. En todos los casos, por supuesto, se recomienda utilizar guantes de látex desechables para esta práctica BDSM.

Para clavar

El pegging es la penetración de una pareja por una persona con una vagina, por ejemplo con un arnés consolador. Esto implica el uso de juguetes sexuales y consoladores diseñados para el placer anal. Si tu accesorio es de plástico o metal, puedes utilizar un lubricante anal a base de silicona. Sin embargo, si está hecho de silicona, siempre debes elegir un lubricante a base de agua, ya que la silicona puede dañar tu juguete hasta el punto de desintegrarlo en tu pareja. Comprueba siempre de antemano si tu lubricante y tu sextoy son compatibles.