The product has been added to your cart

puño especial

Todo para Fist Fucking

Por lo tanto, un producto "especial puño" habrá sido diseñado para su uso en una sesión de puño. Esto puede incluir lubricantes especiales para puños, guantes o incluso juguetes sexuales

per page
Showing 1 - 6 of 16 items
Showing 1 - 6 of 16 items

¿Qué es el fisting?

El fisting es la práctica sexual de penetrar la vagina o el recto de la pareja con el puño.

Sin embargo, durante un acto de fisting, el puño de la persona que penetra a su pareja no estará cerrado. En cambio, la mano se introduce lentamente en la vagina o el ano, con los dedos estirados y agrupados.
Sólo cuando la intromisión está completa se puede cerrar el puño.

También existe una versión alternativa similar e incluso más marginal, llamada foot-fucking, en la que el pie de uno de los miembros de la pareja hace el papel de la mano.

Historia

La práctica del fisting no aparece en los informes de 1948 y 1953 del Dr. Alfred Kinsley, que enumeran las prácticas sexuales humanas.
Sin embargo, en los años 60, apareció en Estados Unidos un grupo llamado TAIL (por Total Ass Involvement League), formado por unas 1.500 personas que decían practicar y disfrutar del fist-fucking.

Esta práctica relativamente tabú y marginal siguió creciendo en popularidad en la década de 1970, cuando el club gay privado The Catacombs de San Francisco se hizo cada vez más popular.
La creciente reputación de este establecimiento está íntimamente ligada a la práctica del fisting, y Las Catacumbas ha visto cómo su clientela se diversificaba notablemente, hasta el punto de que ahora incluye tanto a practicantes masculinos como femeninos y bisexuales.

En Francia, hay una casa de huéspedes gay para hombres que hacen fist-fucking anal. La Fistinière se encuentra en Assigny, en el departamento de Cher.
Se inauguró en 2007 y acoge a profesionales de todo el mundo. La pensión cerró sus puertas el 31 de diciembre de 2018, sin por ello abandonar su actividad de servicios ya que en ella se siguen celebrando diversos talleres y fiestas.

Fisting y homosexualidad

Aunque es habitual asociar el fisting con la homosexualidad masculina, esta práctica puede darse tanto en relaciones lésbicas como heterosexuales, ya que el fisting puede ser anal o vaginal.
Sin embargo, como el fisting actúa directamente sobre la próstata masculina, podemos entender mejor el origen de esta idea preconcebida.

¿Cómo se realiza el fisting?

Relajación antes de un puño

Por supuesto, es esencial estar totalmente relajado antes de un puño, para asegurar una penetración agradable y sin dolor.
En primer lugar, habla de la práctica en sí con tu pareja para que podáis compartir vuestras dudas y miedos.

Además, no dude en recrear un ambiente relajante, excitante o de bienestar con velas, aceite de masaje... Esto puede ser una oportunidad para masajearse mutuamente para estar en las mejores condiciones posibles para el fist-fucking.

A algunas personas les puede echar para atrás el sexo anal por el riesgo de derrame fecal. Si este es el caso, puede utilizar una bombilla de enema antes de su sesión para limpiar sus intestinos y eliminar cualquier residuo corporal de su recto.

A partir de entonces, se recomienda proceder gradualmente introduciendo primero un dedo o un pequeño tapón anal en el ano en cuestión para dilatar la cavidad anal sin presión.
A continuación, puede aumentar gradualmente el tamaño de los tapones para acostumbrarse suavemente a penetrar en objetos cada vez más grandes.

Además de la preparación física,la anticipación es una de las fuentes más fuertes de tensión sexual. Por lo tanto, en el caso del fisting, el plug puede ser especialmente adecuado para aumentar la excitación de ambos miembros de la pareja.
En efecto, el ano es una zona erógena muy potente y muy inervada, tanto para el hombre como para la mujer.

Ten en cuenta que te resultará mucho más fácil "dar un puñetazo" a tu pareja después de que haya alcanzado el orgasmo, ya que sus músculos anales y/o vaginales estarán entonces bastante relajados.
Por último, ten en cuenta que, sea cual sea la práctica, lo más importante es tomarse su tiempo y escucharse mutuamente.

Utilizar el equipo adecuado durante un puño

Dada la fragilidad de la zona que se penetra, el puño debe realizarse siguiendo ciertas normas de higiene para evitar posibles desgarros o infecciones.

Guantes

Si te gusta el fisting anal, es muy recomendable que uses guantes médicos durante tus sesiones, para limitar el riesgo de infección y otras enfermedades de transmisión sexual. La mayoría de los modelos del mercado están hechos de látex o vinilo, y algunos modelos llegan hasta el codo.
Algunas empresas han tenido la buena idea de diseñar guantes de puño especiales con diferentes texturas en los dedos o la palma para variar el placer y explorar diferentes sensaciones.

Lubricante

El lubricante esabsolutamente esencial durante tus sesiones de fist-fucking, debido a la naturaleza extrema de esta práctica. Toda la mano o el sextoy utilizado debe estar debidamente lubricado para garantizar una penetración agradable y suave.

Por eso, algunas empresas especializadas ofrecen lubricantes y geles especiales para el fisting, especialmente diseñados para el fisting recurrente.

Cuando se le aplica el fisting a una mujer, hay que asegurarse de que el lubricante no gotee hasta la vulva. En efecto, hay que evitar a toda costa la transmisión de gérmenes del ano a la vagina: ésta es también la razón por la que se recomienda cambiar de preservativo si se pasa de la penetración anal a la vaginal.

Estimulantes

Hay muchos estimulantes que pueden ayudarte a mantener la excitación antes o durante una sesión de fisting.

Tanto si eliges un estimulante en forma de crema, píldora, gel o popper inhalado, asegúrate de seguir las instrucciones del prospecto para evitar cualquier riesgo.
El uso de fármacos supone un riesgo mayor debido a sus efectos anestésicos: por ejemplo, es posible lesionarse sin sentirlo, lo que puede dar lugar a complicaciones graves.

Juguetes especiales para el fisting

Los aficionados al fisting son especialmente aficionados a los juguetes sexuales con forma de puño, también conocidos como fist pumps.
Para preparar tus cavidades para el fisting, también puedes recurrir al espéculo anal, un accesorio fetichista íntimo muy apreciado en el BDSM por el dominio que crea entre los dos amantes.

Higiene y seguridad

Dado que las mucosas íntimas son intensamente solicitadas durante un acto de fisting, esta práctica impone una preparación informada para evitar que la persona penetrada sufra lesiones graves.

En el caso del fisting anal, como se ha mencionado anteriormente, es fundamental relajarse al máximo y preparar la zona para una dilatación máxima. He aquí algunas buenas prácticas a seguir para garantizar la seguridad de ambos miembros de la pareja durante un puño anal:

  • Las uñas de la persona que penetra deben ser cortadas y limadas.
  • Las manos del penetrador deben protegerse con guantes médicos (la mayoría son de látex).
  • La mano penetrante debe estar generosamente lubricada con un lubricante a base de agua, o idealmente de silicona. Debe evitarse la vaselina, ya que ataca al látex, mientras que el lubricante a base de glicerina se evapora demasiado rápido y deja un indeseable depósito de glicerina en el orificio.

Escucharse a sí mismo durante el fisting

Como en cualquier práctica sexual, sea BDSM o no, la regla número uno es escuchar al otro y respetar sus límites.

No dudes en pedir indicaciones a tu compañero sobre la posición, la fuerza, la velocidad... que quizá no se atreva o no pueda hacerlo él mismo. Por ejemplo, ¡busca el punto G de la mujer o el punto P del hombre juntos!

Punto G

El punto G se encuentra en el interior de la vagina, a unos 3 cm de su entrada. Se puede reconocer por su mucosa gruesa e hinchada durante la excitación.
El punto G está cerca de la uretra y cuando se hincha puede ejercer presión sobre ella.

Punto P

El punto P está situado directamente en la próstata, de donde toma su nombre. Mira debajo de la vejiga, a unos 7 cm de profundidad, detrás de la pared superior del recto. Reconocerá la próstata por su tamaño, que varía con la edad desde la de una ciruela hasta la de una manzana.

Las mejores posiciones para el fisting

En el caso del fisting vaginal, la mujer puede tumbarse de lado con una pierna ligeramente levantada o apoyada en el hombro de su amante: esta posición funciona muy bien para cualquier práctica en la que su pareja la penetre con sus manos o con un sextoy.
Alternativamente, prueba el fisting vaginal tumbada de espaldas, o al estilo perrito con la pelvis levantada.

Dada la naturaleza extrema del puño, es mejor mantener el contacto visual con su amante. De este modo, será más fácil ver si la persona que está siendo penetrada siente dolor o placer.

Sisientes dolor, puedes intentar masturbarte al mismo tiempo para confundir los receptores de tu sistema nervioso, que así no podrán distinguir entre dolor y placer.
También puedes probar a respirar al ritmo de la penetración: esto lo hará más placentero y ayudará a reducir la posible ansiedad, al tiempo que relaja los músculos.