The product has been added to your cart

palas, maricones

La sutil mezcla entre placer y castigo

¿Te han azotado alguna vez? Esta práctica, ahora popular, es una suave introducción al mundo del BDSM.

per page
Showing 1 - 6 of 18 items
Showing 1 - 6 of 18 items

¿Qué es una paleta?


En inglés se le llama paddle, por su práctica: remando. Pero en francés, la palabra común es más bien tapette. Es un accesorio del mundo BDSM, utilizado para azotar a la pareja. En diversas formas, materiales y tamaños, puede utilizarse de muchas maneras para despertar todos los sentidos y liberar las hormonas del placer. En general, este objeto se asemeja a una espátula, cuya punta se utiliza para azotar, suavemente o con más firmeza, en sus juegos de sumisión y dominación. Es uno de los accesorios menos severos, que permite una entrada suave en el mundo del BDSM, aunque sigue siendo un pequeño placer incluso para los más experimentados.

¿Cuándo comenzó la práctica del masoquismo y los azotes?


El castigo con azotes existe desde hace cientos de años. Los látigos dedicados al placer sexual ya se describían en una obra del siglo XV, mientras que el escritor Leopold von Sacher-Masoch se ocupaba de los azotes y el fetichismo en sus relatos. En 1869, en su libro Venus in Furs, cuenta la historia de un hombre sumiso que encuentra placer en el castigo y el masoquismo. El propio Marqués de Sade era seguidor de estas prácticas, aunque en aquella época el tema seguía siendo tabú.
Hoy en día, la práctica de los azotes es casi habitual, ya que se suelen utilizar durante el llamado sexo "vainilla". Sin embargo, este es el primer paso en el mundo SM, y el maricón es el segundo. No hay que olvidar que el dolor libera endorfinas : una hormona del placer que da bienestar y placer, y todos estamos diseñados de la misma manera en términos de neurotransmisores. Por lo tanto, es normal sentir placer en estas condiciones; el BDSM es sólo una cuestión de gustos, y cada uno encuentra la satisfacción a su manera. Siempre que haya consentimiento entre las dos partes dentro de las prácticas.

¿Cómo utilizar el maricón?

Su uso es muy sencillo: con el mango sostenido en una mano, azotas una parte del cuerpo de tu pareja con la punta. Una mano firme en el mango dará un golpe sordo, pero una mano suave hará que el material golpee la piel. Utilice su propia mano como ejemplo de cómo manejar esta herramienta.
Se recomienda probar el objeto y practicar antes de utilizarlo por primera vez. Un golpe erróneo podría herir a tu pareja de forma equivocada. Para empezar, pruébalo en tu propio muslo para sentir el material, la fuerza y el movimiento de la pala. Una vez que tengas una idea de cómo se siente, pruébalo en una almohadilla suave.
Tenga en cuenta que un golpe ligero sienta muy bien, pero cuanto más fuerte e implacable sea, más enrojecida o incluso magullada quedará la piel. Asegúrate de conocer primero las preferencias de tu pareja, establece una palabra de seguridad entre vosotros y luego pon a prueba sus límites gradualmente. Puedes tocar todo su cuerpo: nalgas, espalda, piernas, brazos, pies, pecho, sexo... E incluso el interior de sus muslos. Cuanto más tensa esté la piel, más se sentirá la bofetada. Sin embargo, tenga cuidado de evitar las zonas demasiado sensibles o incluso peligrosas, como la columna vertebral, la cara, el cuello, los riñones, el coxis y todas las articulaciones. Asegúrate de ser más suave en los genitales, dependiendo de las peticiones de tu pareja, y prefiere siempre el lado plano del pitillo a los bordes.
Para obtener más sensaciones durante la práctica del bondage, ata una correa o un collar al cuello de tu pareja, o al tuyo, si no es una venda, y átalo. Espósale o prueba con el shibari para exponer partes de la piel que serán azotadas y hacer la experiencia más punzante. El dominante también puede ponerse una cofia para simular un juego de rol, mientras que los más masoquistas disfrutarán de ser azotados mientras llevan un estractor de bolas o un anillo para el pene.

¿Cómo elegir la pala?

Aunque la forma sigue siendo relativamente la misma, un cambio de material o de peso puede marcar la diferencia en términos de sensación. Ten en cuenta que cuanto más pesada, grande o rígida sea la pala, más ruidosa será: a algunas personas les gusta más el ruido. Una paleta pequeña, ligera y flexible dará mucho más vueltas y golpeará la piel. También es la mejor manera de hacer que la piel se enrojezca.

Los diferentes materiales

En una tienda de SM, hay muchos materiales diferentes disponibles. Los más comunes son : cuero, silicona, goma, plástico, madera y bambú. Pero hay materiales más sólidos, recomendados para los expertos en remo, como el acrílico o el acero inoxidable. Este último material debe probarse en un cojín antes de azotar a alguien, ya que puede causar lesiones.
Las palas de cuero suelen ser las más populares, por su aspecto elegante y fetichista y su suave tacto sobre la piel. Tanto si la piel es rugosa como si es lisa, el cuerpo reacciona de cualquier manera. Las palas de silicona, goma y plástico azotan más y dejan marcas con más facilidad, pero las de madera son más gruesas y pesadas, y por tanto más firmes.
El cuero, más allá del fetichismo que inspira, es un tejido noble que sienta bien a la piel. Intenta acariciar una zona de la piel con el pitillo antes de abofetearla.
Por último, para la diversión más suave, algunas paletas están incluso cubiertas con pieles falsas para amortiguar el sonido y el dolor, pero mantener sólo el acto en la piel.

La elección del mango

Un mango fino, flexible y largo dará suavidad a tus azotes, mientras que un mango grueso, pesado o corto dará fuerza a tus golpes. Algunas asas son anchas y otras son muy finas: todo depende de lo importante que sea el agarre para ti y del efecto que quieras conseguir. Pero ten en cuenta que marcará la diferencia en vuestra búsqueda mutua de placer, así que no dudes en recurrir a los cómodos accesorios SM.

El tamaño

Tu maricón no tiene que ser enorme para tener efecto. Por el contrario, a veces un pequeño cuadrado de cuero es suficiente para dar un gran placer. En el caso de las palas blandas, prefiera una punta y un mango largos. En el caso de los accesorios BDSM de la misma categoría, como la porra y el garrote, no tengas miedo de seleccionar objetos lo suficientemente largos para realizar movimientos amplios. Si la vara, por ejemplo, es mucho más larga, también inflige penas más dolorosas.

Forma y diseño

Más allá de la sensación que proporciona, la forma es una parte integral del juego sexual. Las tiendas de BDSM ofrecen mucha variedad. Hay, por ejemplo, palas con puntas decorativas, en forma de corazón o con dibujos, o palas con remaches, que entran fácilmente en la esfera del fetichismo. También hay mini palas para llevar a todas partes, que se sujetan a un cinturón con un mosquetón, para poder infligir un delicioso castigo en cualquier momento. Los pitillos dobles, por su parte, están diseñados con las puntas dobladas para dar un empujón a los azotes y duplicar la excitación. La silicona tiene la ventaja de disponer regularmente de texturas superficiales que proporcionan sensaciones inolvidables al halagar la piel.

Las alternativas

En la categoría de remo, hay otros accesorios que pueden hacer las delicias de los aficionados al BDSM. La badina, por ejemplo, es un accesorio de SM hecho de hebras trenzadas, que se utiliza simplemente como látigo o se dobla y se sujeta con una anilla para una flagelación más mordaz. Reservado a los habituales o incluso a los profesionales, el garrote, generalmente de cuero o de látex, es un accesorio sadomasoquista que permite aplicar castigos severos y deja marcas en el cuerpo.
La porra, en su caso, es un producto rígido a menudo de cuero o de goma, presente en todas las tiendas de Fetish. Se utiliza para educar al sumiso o en los juegos de rol con un policía.
La fusta, si no se usa para entrenar a un caballo, también se utiliza mucho en el mundo del BDSM. Su punta pequeña y afilada permite una mayor precisión en la práctica, ya sea para castigar o acariciar zonas erógenas. Para ello, el mango debe ser rígido y el bucle del extremo debe ser flexible.
Los vencejos, en cambio, con sus largas correas de cuero, hacen llover una miríada de picaduras divinas sobre la piel. Fabricado en cuero duro o en gamuza, este accesorio puede proporcionar movimientos sensuales suaves, así como castigos más severos. La ventaja de los vencejos es su capacidad para infligir frases inolvidables, al tiempo que la práctica es totalmente segura: la ventaja de los vencejos es su capacidad para infligir castigos inolvidables, al tiempo que la práctica es totalmente segura: las correas nunca causarán más que una erupción en la piel. Esto es cierto incluso si se ata cada correa para administrar golpes más severos.

El látigo es sólo para profesionales, ya que las lesiones pueden producirse rápidamente. Sin embargo, con la práctica, se convierte en un placer de usar. Mientras que la fusta es un látigo suave, la cola única está dedicada al castigo. Trenzado de 8 a 24 hebras, este accesorio no se encuentra fácilmente en todas las tiendas SM. Se necesitan varios meses de entrenamiento antes de poder utilizarlo en una persona, con una media de 2 horas de pruebas al día. Los maestros que poseen esta joya del BDSM son, por tanto, auténticos expertos.
El bastón, más punitivo, es una especie de daga, pero más larga y fuerte. Generalmente fabricado en ratán, este accesorio se cubre a veces con cuero o látex para que las correcciones mordaces sean aún más dolorosas.
Hay muchas alternativas, cada una más sensual que la anterior. Uno de ellos se adaptará inevitablemente a tus prácticas, incluso si eres un principiante en el universo SM.

La práctica del BDSM en pocas palabras

Pregunta siempre por las exigencias de tu pareja, establece un contrato oral o escrito si es necesario, y contribuye al placer mutuo respetando el consentimiento establecido. El BDSM es una práctica sana y popular que sólo sirve para desarrollar los sentidos y el placer.