The product has been added to your cart

pinzas mamarias

Para pezones llenos de deseo

Mima tus pezones con las pinzas mamarias Descubre el mundo del BDSM y estremécete de placer gracias a este accesorio erótico, entre exquisito dolor y sensualidad.

per page
Showing 1 - 6 of 41 items
Showing 1 - 6 of 41 items

Cómo funciona

Todo está en el nombre Las pinzas mamarias están diseñadas para estimular los pezones pellizcándolos con más o menos fuerza. La circulación sanguínea se ve obstaculizada, lo que hace que los pezones se pongan erectos. Esto aumenta la sensibilidad y hace que la relación sexual y los orgasmos sean más intensos de lo habitual.

¿Quién puede utilizar pinzas para pezones?

Las pinzas para pezones pueden ser utilizadas tanto por hombres como por mujeres. Los pezones son una zona muy erógena para ambos sexos, sería una pena privarse de ellos. Estos accesorios BDSM no están reservados para los más experimentados. Los novatos pueden utilizarlas siempre que elijan un modelo adaptado a su nivel y que tomen algunas precauciones.

Un accesorio clave para el BDSM

La pinza de pecho es uno de los accesorios más emblemáticos del BDSM. Para los no iniciados, es tan emocionante como intimidante. Las pinzas para pezones son muy populares en los juegos sadomasoquistas, ya que permiten a los sumisos experimentar más o menos dolor. Según el modelo, pueden pellizcar suavemente el pezón, ejercer una presión considerable sobre él o causar un dolor intenso y dejar marcas. A los dominantes les gustan tanto las pinzas para los pezones como a las sumisas que las llevan. Hay juegos de pinzas para pezones/clítoris y collares con pinzas incorporadas. Los fetichistas pueden optar por un modelo con un cordón de cuero que conecta las dos pinzas de los pezones. Si quieres estimular tus pechos al máximo, puedes, por ejemplo, utilizar bombas para los pezones antes de colocar las pinzas. Las pinzas para pezones también pueden utilizarse junto con otros accesorios BDSM, como un martillo, unas esposas o una barra separadora. Azotes, emociones, ataduras, collares y pinzas, todos los ingredientes están ahí para una buena sesión de BDSM.

Descubra nuevas sensaciones.

Si te encanta que tu pareja te acaricie los pechos o te mordisquee los pezones, las pinzas para pechos te llevarán al siguiente nivel. Permiten una estimulación mucho más intensa de esta zona a veces descuidada. Una vez colocados, no hay que preocuparse por ellos. Tu pareja puede explorar otras zonas erógenas para hacerte temblar de placer. Sin embargo, no tienes que limitarte a los juegos preliminares para utilizar las pinzas para pezones. Este accesorio BDSM, cuando se lleva durante el coito, amplifica cada estimulación. Su sensibilidad durante la penetración se multiplicará por diez y sus orgasmos serán mucho más intensos. En algunas posturas, como el estilo perrito, la cadena que une las pinzas tira de los pezones hacia abajo para que las sensaciones sean aún mayores.

Pinzas de pecho para juegos eróticos

Además de infligir una deliciosa tortura a la sumisa, la forma en que las pinzas de los pezones visten los pechos es un elemento visual muy excitante para ambos miembros de la pareja. ¿Qué puede ser más sexy que unas cadenas de metal sobre unos pezones estirados por el deseo? Para una sesión aún más divertida, Dèmonia ofrece pinzas para pezones con campanillas. ¡Perfecto para un escenario travieso! Ordena a tu sumisa que se quede quieta y esté atenta durante tus juegos. Al menor tintineo, puedes castigarle adecuadamente. Para aumentar la inmersión de tus escenarios eróticos, puedes optar por los disfraces fetichistas. Para aumentar gradualmente la intensidad de tus juegos sexuales, puedes utilizar pinzas progresivas o cambiar a un modelo más doloroso durante la sesión. Utilizar bombas para los pezones de antemano también es una buena forma de calentar durante los juegos preliminares. He oído que la estimulación del pecho es suficiente para que algunas mujeres se corran. Con los sacaleches y las pinzas para los pechos, tendrás todas las posibilidades de alcanzar el nirvana.

¿Cómo elegir las pinzas mamarias?

Para una práctica segura, es importante adaptar las pinzas de pecho a tu experiencia. Estos son los principales aspectos a tener en cuenta.

La forma

La forma de las pinzas es el factor más importante en el dolor que experimentará el usuario. Algunas pinzas para senos, llamadas palos tailandeses, consisten en dos varillas unidas por dos pequeños anillos. Tienen la ventaja de excitar los pezones dejándolos accesibles. Así que siempre puedes excitarlos, chuparlos o morderlos como quieras. Si busca modelos más clásicos, puede encontrar abrazaderas tipo cocodrilo, abrazaderas con dos bolitas, abrazaderas con muescas, etc Incluso hay modelos con garras, que agarran el pezón en lugar de pellizcarlo. Para los principiantes, es preferible elegir pinzas pequeñas y ligeras, con puntas lo suficientemente anchas como para poder manejarlas sin dificultad.
En efecto, algunas formas de alicates son más difíciles de manejar que otras. Los alicates de tipo tijera son muy fáciles de poner y quitar, lo que supone una verdadera ventaja para los novatos. Las abrazaderas japonesas tradicionales, un clásico entre los accesorios BDSM, son bastante difíciles de manejar, especialmente cuando se trata de ajustar la presión y gestionar el dolor. Por lo tanto, se reservan para los usuarios experimentados. En el caso de las pinzas progresivas, normalmente se puede ajustar la presión con un tornillo. Estas pinzas requieren un poco de técnica. En los modelos de pinza, la presión se puede ajustar simplemente subiendo una muesca.

El material

La gran mayoría de las pinzas para senos son de metal. Este material es muy saludable para el cuerpo y permite variaciones de temperatura sorprendentes. Sin embargo, son bastante dolorosas y pueden dejar marcas incluso después de varias horas, dependiendo de la presión aplicada. Para contrarrestar este problema, algunos alicates tienen puntas de plástico, goma o látex. De este modo, se sigue ejerciendo una intensa presión sobre los pezones y se reduce el riesgo de que se produzcan marcas con estos modelos. Los palos tailandeses suelen ser de madera, con anillos de látex o goma. También hay modelos cubiertos de látex y palos de metal. Por último, algunas pinzas de pecho están especialmente diseñadas para principiantes. Son de plástico, lo que significa menos dolor y mucha menos presión. También son mucho más ligeros, lo que facilita su uso.

Las particularidades de algunos modelos

Una vez que hayas identificado tu nivel de dolor y cuánto estás dispuesta a aguantar, es el momento de mirar los diferentes modelos de pinzas para senos. Las más tradicionales consisten en dos pequeñas pinzas, a veces unidas por una cadena. Algunos ofrecen la posibilidad de añadir pesas. Esto hace que el accesorio sea más doloroso, pero sobre todo inmoviliza a la persona sometida. Se acabó el movimiento durante los azotes También hay modelos con vibración y modelos con presión ajustable, para adaptar la estimulación a tus deseos y a tu excitación.

Las pinzas para pezones se combinan a veces con pinzas para clítoris o pinzas sexuales (labios, testículos, etc.). Un conjunto de cadenas y anillos conectan las pinzas entre sí para limitar el movimiento y amplificar cada sensación. Sus principales zonas erógenas se estimulan con un solo accesorio. Algunos modelos también tienen una fuerte dimensión estética. Las pinzas japonesas o los palos tailandeses, por ejemplo, dan un aspecto casi tradicional a la práctica. En la misma línea, las pinzas clásicas pueden diseñarse como joyas, con perlas o piedras, para embellecer el pezón mientras lo estimula.

¿Cómo se utilizan las pinzas para senos?

Abrazaderas clásicas

Antes de colocar las pinzas para los pezones, es aconsejable estimular un poco la zona. Esto hará que la aplicación sea más agradable. Tu pareja puede, por ejemplo, utilizar un aceite de masaje para un juego previo más inusual. O simplemente puede besar, morder, amasar o lamer tus pechos. Cuando los pezones estén excitados, basta con colocar las pinzas en ellos. Recuerda ajustar la presión que quieres aplicar si el modelo lo permite. Si tienes un poco de dificultad, puedes tirar ligeramente de la tetina con los dedos para colocar la pinza. Cuando hayas terminado de jugar o cuando quieras cambiar de modelo, sólo tienes que retirar suavemente el clip.

Palostailandeses

Los palos tailandeses no son necesariamente más difíciles de colocar que los modelos clásicos. El ajuste se realiza con las dos anillas de látex de los extremos. Cuanto más se acerquen los anillos entre sí, mayor será la presión ejercida. Para colocar un palo tailandés, simplemente agarra el pezón con los dedos y tira de él hacia ti, luego separa los palos con la otra mano y desliza el pezón entre los palos.

Precauciones de uso

  • Habla de tus límites con tu pareja. Si no quieres que te queden marcas después de la sesión, no dudes en decírselo para que elija un modelo adecuado. Del mismo modo, si no puedes soportar más el dolor, di la palabra de seguridad y discute lo que ha ido mal para que puedas ajustar tus prácticas y garantizar que ambas partes disfruten de la experiencia.
  • Antes de encontrarte con las pinzas colgando de tus pezones, tómate el tiempo necesario para conocerlas. Prueba la presión en tus dedos u otras zonas menos sensibles que tus pezones. Esto reducirá el miedo que pueda sentir si es nuevo en el dispositivo.
  • Cuando coloque una pinza, hágalo con suavidad y escuche a su sumiso. El pellizco inducido por el accesorio es suficiente dolor para el éxito de los juegos de SM.
  • Dependiendo del tamaño y la presión de las pinzas, es posible que necesites ambas manos para manejarlas.
  • Tenga cuidado de no cortarse si utiliza abrazaderas metálicas. Del mismo modo, tenga cuidado de no pellizcarse los dedos al colocar un palo tailandés.
  • Ten cuidado de no llevar este accesorio BDSM durante demasiado tiempo, especialmente si no estás acostumbrado. El dolor del bastón tailandés es proporcional al tiempo que lo llevas, y es aún más intenso una vez que te lo quitas. No se sorprenda